martes, 20 de junio de 2017

En lo extravagante está su virtud

Fuente: FilmAffinity
"Legión" es una serie creada por Noah Hawley para la cadena FOX, estrenada a nivel mundial en febrero del presente año, incluida España. La serie está protagonizada por Dan Stevens, Rachel Keller, Aubrey Plaza o Jean Smart, y está basada en los cómics de Marvel.



David (Dan Stevens) es un enfermo de esquizofrenia que está ingresado en una institución mental. De repente, una serie de acontecimientos le cambian su vida y este querrá descubrir lo que le pasa y su origen. 

No me he querido extender mucho en el argumento porque considero que solo debo dar unas pinceladas. Prefiero que seáis vosotros mismos quienes vayáis descubriendo lo que va sucediendo, además, comencé a verla sin saber mucho y creo que esa sorpresa juega a favor de que se tenga una opinión favorable de la serie.
El ritmo es rápido, pero no tanto, aunque hay momentos en los que es fácil perderse y no lograr comprender todo lo que se ve. Pero al final, hay que tener paciencia porque al final, vas atando hilos y todo va teniendo algo más de sentido. El reparto es fenómenal en las figuras protagonistas de Dan Stevens y Aubrey Plaza. Stevens es el actor perfecto para interpretar el papel de David, complejo pero en el que se luce. Plaza es una fuera de serie, su personaje es también difícil y ella consigue transmitir lo que pretende, eso en uno de los papeles más brillantes. Los demás están muy por debajo de ellos, quedan, a mi gusto, muy secundarios.

Dan Stevens en el papel de David en Legion. Fuente: La Voz Digital

El guion no está enfocado para que todo se entienda desde el principio, lo que hace que te enganches con facilidad, porque esperas el siguiente capítulo con ganas de querer comprender lo que acabas de ver. La trama logra una perfecta sinfonía entre romance, ciencia ficción y thriller que dejará buen sabor de boca a gran parte de espectadores. 

Desde el minuto uno se observa su extravagancia y rareza, nada parecido a las películas de Marvel que estamos acostumbrados a ver en el cine. Es ahí donde reside su mayor virtud, en su originalidad, en su distinta manera de acercarnos al universo de los superhéroes. Al igual que los efectos especiales, son una maravilla de observar, con algunos planos en cámara lenta que son un gozo para la vista.
Una de las escenas a cámara lenta de la serie. Fuente: Fotogramas
La serie crece conforme avanza, gana en imagen, en argumento y en atractivo, aunque también se hace más compleja y requiere más paciencia. He de reconocer que en momentos estaba tan confundida que me aburría, y solo aguanté porque ya estaba metida en la trama. Merece la pena esperar, algunas respuestas están en la segunda temporada según algunos medios, pero estoy segura que habrá muchos que no la soporten y la dejarán pronto, aún así, la recomiendo.

Nota: 8,5 / 10


martes, 13 de junio de 2017

Inculcar la música en la infancia

Cartel de la película.
Fuente: FilmAffinity
"Canta" es una película de dibujos animados estrenada en los cines de todo el mundo antes de las navidades de 2016, de la factoría Illumination Entertainment del grupo mediático, Universal Pictures. Dirigida por Garth Jennings, cuenta con las voces en original de actores como Scarlett Johansson, Matthew McConaughey o Reese Witherspoon.

Ficha de la película en FilmAffinity

El argumento nos cuenta la historia de Buster Moon, un koala que es un dueño de un negocio teatral y que ve una competición de canto como la única manera de salvar su pequeño teatro. Entre los candidatos del concurso encontramos diferentes perfiles, entre un gorila hijo de un delincuente, una cerdita ama de casa que no tiene tiempo libre o una elefente tímida. A pesar de varias dificultades, Moon no se resistirá para que su obra tenga éxito.

La película es un entretenimiento puro, no nos ofrece mucho. No tiene abundantes reflexiones bajo su argumento, más allá de intentar fomentar la música entre los niños. Pero me aporta más una sensación de explotación, como de hacer que los niños alimenten concursos televisivos ("La Voz Kids"). Debemos hacer más una lectura a nuestros niños como de que persigan sus sueños a pesar de los obstaculos que se encuentren por el camino.

Una de las escenas del filme. Fuente: cinemascomics.com
La música aparece como lo mejor, lo que une a distintas personas y estilos, y me gusta que inculque a los más pequeños esa idea, que la música es capaz de unir más allá de diferencias. Es verdad que se le podría haber dado un poco más de profundidad a unos personajes demasiado planes, aunque sea una película infantil, son muy lineales. No aportan mucho.

No es especial ni original, es una película animada al uso, con una estructura sencilla, una imagen aceptable y un ritmo adecuado. Aun así, la recomiendo porque hace pasar un buen rato, más a los niños, y porque la música es la protagonista. Además, me ha dejado mejor sabor de boca que otras recientes películas de la compañía, como "Mascotas" o la tan famosa y taquillera, "Los Minions".

Nota: 7,5 / 10

miércoles, 7 de junio de 2017

Seguir explotando una franquicia

Cartel de la película.
Fuente: FilmAffinity
La quinta entrega de "Piratas del Caribe", subtitulada "La Venganza de Salazar", se ha estrenado esta semana pasada de mayo. Dirigida por Joachim Rønning y Espen Sandberg, está protagonizada por Johnny Depp, Geoffrey Rush, Javier Bardem, Brenton Thwaites, Kaya Scodelario, además de contar con las actuaciones secundarias de Orlando Bloom, Keira Knightley y del 'cameo' del cantante Paul McCartney.



El argumento gira entorno a la nueva aventura del capitán Jack Sparrow, que esta vez se verá perseguido por un enemigo que forjó en su tierna juventud, el capitán Salazar, al que condenó a una maldición eterna. En esta situación aparece un joven, Henry, el hijo de Elizabeth y Will, y que trata de traer de vuelta su padre, y para ello deberá romper la maldición de este.

Como veis la historia no es nada del otro mundo, y sigue explotando la fantasía junto con la aventura entorno a los piratas. En cuanto a los aspectos formales, el ritmo de la película es bastante aceptable, no decae en ningún momento y permite al espectador que se entretenga de manera fácil. La estructura es muy clara y sencilla, los efectos especiales son muy pobres y poco cuidados, incluso en algunas escenas llega a quedar cutre.



Si nos fijamos en los personajes, solo los principales sujetan una buena actuación. Sparrow y Barbosa
siguen siendo los de mayor atractivo por la complejidad que han aportado las distintas entregas de la saga y por su carácter perfectamente forjado. Sin embargo, los nuevos personajes no tienen el mismo carisma, ni siquiera lograr enganchar al espectador, son muy planos. Aun así, Javier Bardem está muy acertado en el papel de Salazar, del antagonista.

Javier Bardem en uno de los fotogramas de la película. Fuente: Antena 3

La aventura y la fantasía son las mejores virtudes del largometraje, pero es un querer y no poder, porque no llega al nivel de las otras entregas, aunque sí supera a la precedente. No logra enganchar del todo, en algunos momentos entretiene pero decae enseguida. El argumento es bueno, pero es una lástima que no se consiga una buena película por esos toques flojos que tiene, y porque, se nota muy pronto que solo se busca el beneficio económico, cuando se podría haber hecho algo mejor. Al fin y al cabo, las franquicias del cine proporcionan éxito seguro bajo unos espectadores fieles que saben lo que van a ver.

Es una película recomendable, sobre todo para los que les gustaron las anteriores entregas. Ya lo hemos comentado pero es fácil salir decepcionado si se busca algo más que entretenimiento o una obra maestra del cine actual, aunque también pasará esto si se espera un nivel como el de las primeras cintas de la saga.

Nota: 7,5 / 10

jueves, 18 de mayo de 2017

Una futurista historia de amor

Cartel del filme. Fuente:
FilmAffinity
"Passengers" es una película estrenada a finales de 2016, dirigida por Morten Tyldum y protagonizada por Chris Pratt y Jennifer Lawrence, y cuenta con la aparición secundaria de Michael Scheen y Laurence Fishburne, entre otros. 
La película cuenta como Jim Person (Chris Pratt) se despierta antes de tiempo en su viaje en la nave que le llevará al nuevo planeta Homestad II, donde hará una nueva vida junto a otros cientos de humanos, en un intento por colonizar un nuevo mundo. Siendo el único que está despierto y que difícilmente llegará a la tierra deseada, se le despertará un enorme dilema ligado a la tremenda soledad que sufre. 

Pratt y Lawrence en la película. Fuente: losinterrogantes.com
No he querido comentar mucho el argumento por hacer los menos spoilers posibles, y me he querido centrar en los aspectos técnicos del largometraje. Tiene un ritmo muy adecuado, con una buena imgen, que produce una agradable sensación de entretenimiento. Sin embargo, ahí se queda, y es una lástima. Su argumento es simple y poco llamativo, lo que más atrae es el reparto, con dos actores de moda y que actuan con brillantez, sobre todo, Jennifer Lawrence, que logra varias escenas notables. 

He comentado que es una lástima que no pase del entretenimiento, y eso se debe a que sus primeros treinta minutos son esperanzadores para que llegue a ser un filme que nunca es. Las interesantes reflexiones que aparecen en esos minutos, caen en saco roto en el desarrollo de la película. De la soledad como un modo imposible de vida para un ser humano (una de las mejores escenas es Chris Pratt llorando de impotencia por estar solo), que necesita siempre de la sociedad para su desarrollo y felicidad, de que las máquinas (robots, androides) no pueden sustituir a los seres humanos por su incapacidad de experimentar sentimientos (dolor, emoción, tristeza...), se pasa a un simple romance con tópicos clásicos y parte de sexismo.

Fuente: sensacine.com
Los instantes finales se mezclan entre un nuevo "Titanic" (romance entre una chica rica, bien y refinada, y un joven pobre que es mecánico), un "Armaggeddon" y unos pequeños guiños de "Avatar", que hacen ver que en el cine todo está inventado, y que poca originalidad hay en "Passengers". El final me decepcionó de gran manera, pero era esperado porque la cinta va perdiendo fuelle conforme pasan los minutos, su potencial decae, y tiene un aroma a "cuento de hadas" que aun le hacen menos original.

Es una película para un simple entretenimiento, no la desecharía porque, como he dicho, sus primeros minutos inventan a interesantes reflexiones. El reparto está muy adecuado y tampoco tiene excesiva duración, por lo que se le puede dar una oportunidad.

Nota: 7'5 / 10

sábado, 13 de mayo de 2017

Eurovisión 2017, la gran final

El escenario de la edición de 2017 de
Eurovisión. Fuente: La Vanguardia
Un año más, en mayo, llega una cita importante para los amantes de la música internacional a nivel europeo como es el Festival de Eurovisión, que en nuestro país aun goza de notable popularidad pese a los últimos resultados. Este sábado 13 de mayo por la noche, TVE volverá a emitir la gala final del festival que se celebra en Kiev (Ucrania), y por ese motivo, analizo las 26 canciones que participan en esta fase, eso sí, es fruto de mi subjetividad, por lo que es fácil que no coincidáis con mi criterio. Aun así, os dejo mis impresiones:
  • Mis favoritas:
- Suecia: una gran apuesta, como siempre, del país que más en serio se toma el festival, solo su Melodifestivalen podía ser un festival de Eurovisión en sí. Una canción pop que se queda, con estilo a lo Justin Timberlake, y artista guapo incluido. Lo tiene todo para quedar en buena posición e incluso dar la sorpresa.
Italia, una de las preferidas para la victoria. Fuente: metro.co.uk
- Italia: para mi gusto, la mejor canción del festival. Transmite buen rollo, se pega facilmente, y su artista es un típico artista italiano. Representa a la música pop italiana y eso es importante. Lo que más me gusta es el mensaje que trata de transmitir, ese postureo actual de los países occidentales. Y es de las favoritas, veremos a ver si Italia consigue ya ganar de una vez tras ser favorita año tras año (es lo que tiene llevar a los ganadores del prestigioso Festival de Sanremo).
- Dinamarca: canción pop, que aunque se puede parecer a lo que escuchamos habitualmente, me gusta, muy bien interpretada por la cantante, quien tiene una gran voz por lo que he podido escuchar en la semifinal y en la gala de su elección, y con el toque eurovisivo. Muy agradable de escuchar.
- Chipre: una canción muy rítmica, de toques electrónicos muy actuales, una muy buena apuesta por el país vecino de Grecia. Toque muy eurovisivo, creo que puede dar la sorpresa, lo que está seguro es que merece quedar en el top 10.
- Países Bajos: uno de los países que me ha sorprendido, para bien, una canción muy agradable, de toque pop, pero sin duda, lo mejor es la sincronización de las voces de las tres interpretes que la hacen una bonita melodía, casi mística. También las metería en el top 10.
- Grecia: una canción pop muy actual, a mi me gusta particularmente, y la voz de Demy, la cantante, la lleva a una aceptable interpretación. Buena apuesta de Grecia, que me vuelve a gustar después de varias ediciones sin hacerlo. 
- Francia: después de muchos años sin apuestas buenas, este es el segundo con una buena canción, actual y con frescura, y lo más importante, no entera en francés, pero sí en gran parte. Es agradable, tiene ritmo y se merece quedar en el top 10.
- Croacia: la mayor sorpresa que me he llevado, una enorme interpretación por parte de Jacques Houdek, con parte de pop lírico en italiano. Una bonita canción, merece quedar muy alto.

El cantante croata celebra su pase a la final. Fuente: La Vanguardia

  • Buenas canciones
- Israel: canción muy rítmica, perfectamente podría ser la canción del verano, no es de las que más me gusta para ganar el festival pero seguro queda en una gran posición, merecida por su toque eurovisivo. Es la primera canción en actuar, buena manera para comenzar el festival. 
- Reino Unido: no está exactamente entre mis favoritas, pero lo bonita que es la canción y lo bien que la interpreta Lucie Jones, hacen de la canción algo especial. Gran descubrimiento y agradable ver que uno de los grandes apuesta por este tipo de canciones, buenas.
- Moldavia: canción rítmica que transmite muy buen rollo, pero que no llega al nivel alto para que fuera una de mis favoritas.
Austria: no está mal, deja un toque muy optimista, y la voz de Nathan Trent, el cantante, es muy agradable, pero es una canción más, no destaca, y aunque es mejor que muchas, no llega al rango de mis favoritas. 
  • Aceptables:
- Bielorrusia: una canción interesante, me gusta que sea algo típico de su país y no una copia de la música comercial pop. Te deja un buen sabor de boca. Pueden quedar en buena posición.
- Alemania: no destaca, es una canción pop más y seguramente quede en posición mediocre, pero es agradable, por lo que no es mala opción, aunque no lo mejor que podría llevar el país germano.
- Polonia: buena balada, interpretada con acierto con buena voz de la cantante, pero no logra destacar frente a otras canciones.
- Australia: el cantante tiene buena voz e interpreta muy bien la balada, pero no me llama, no destaca, es una canción más que se escucharía en la radio, de fondo. Por cierto, Australia iba invitada un año, y ya es la tercera vez que participa... 
- Azerbaiyán: es una canción pop electrónica que tampoco destaca entre las demás, bien cantada y que por la zona geográfica seguro queda en buena posición, por lo menos el top 15.
- Noruega: se encuentra en las zonas aceptables, porque es también del genero pop electrónico, en inglés, y aunque su ritmo es agradable, no destaca. 
- Bulgaria: bien interpretada pero pasa desapercibida.
- Ucrania: me gusta mucho más que las canción que ganó el año pasado, pero no pasa de ahí, canción rock aceptable.
  • Las que no me llaman:
- Hungría: una apuesta típica de su país, lo cual admiro y aplaudo, pero no me acaba de gustar, no sé por qué, seguramente por no estar acostumbrada a escuchar este tipo de música, aunque me da a que puede quedar en buena posición.
- Rumanía: me parece una de las canciones más cutres del festival, sus dos cantantes no pegan mucho. El grito a lo Heidi de la interprete femenina queda muy raro en la canción, a la vez que es su signo de distinción, y que la chica tiene una voz muy buena. No descarto que queden bien, porque engancha en cierta manera. Aun así, creo que hay muchas mejores. 
- Bélgica: la canción parece gustar, pero a mí me aburre de mala manera, y respeto a la cantante y su interpretación. La voz es casi inexpresiva, muy grave... más de uno dirá que se duerme, seguro. 
- Portugal: es la gran favorita a llevarse la victoria por la peculiaridad de Salvador Sobral, su cantante, pero la canción a mí no me llama, me aburre a pesar de su significado. Hay que mirar más allá de que te dé pena la salud del chico, al que esperemos que le vaya todo bien en ese sentido. Veremos a ver si gana.
Manel Navarro es el representante español en Eurovisión 2017. Fuente: Eurovision.spain.com

- España: una de las peores canciones que llevamos en los últimos años, un cantante que no tiene un gran talento vocal, y su pronunciación en inglés deja mucho que desear (lover no sabía que se pronunciaba lova). La canción es muy tonta, con perdón, y no llama nada. Además, recordemos que este chico está ahí porque así lo han querido los de TVE, no el público. 
- Armenia: diferente pero que no me acaba de gustar, no tiene mucho ritmo y no es que destaque por nada en especial, pasa demasiado desapercibida.

lunes, 3 de abril de 2017

El amor no entiende de épocas

Fuente: FilmAffinity
"El viaje más largo" (The Longest Ride) es una película estadounidense dirigida por George Tillman Jr, y que es una adaptación cinematográfica de la novela homónima de Nicholas Sparks. Cuenta con Scott Eastwood, Britt Robertson, Alan Alda y Oona Chaplin como protagonistas, y estuvo estrenada en primavera de 2015, tanto en Estados Unidos como en España.


La película se centra en la historia de amor entre Sophia, una estudiante de bellas artes, y Luke, un montador de rodeo. Se conocen en plena Carolina del Norte, y deberán hacer frente a ciertas dificultades que se interpondrán en su camino. Sin embargo, lo que más les marcará será la salvación que hacen de un anciano tras sufrir un accidente de tráfico, y cuya historia de amor les servirá de inspiración para sus propias vidas.

Lo mejor del filme, sin duda, es el paralelismo que se da entre las dos historias, la actual entre Luke y Sophia, y la del pasado, que cuenta el hombre mayor al que salvan en la carretera. La historia del anciano con su mujer es mucho más atractiva y el espectador pronto se dará cuenta que son de verdad los protagonistas. El baile entre las dos será de lo más entretenido de una película previsible. Es sencilla, no aporta nada nuevo y lleva lo típico que acompaña a un largometraje romántico. 

Britt Roberston y Scott Eastwood en el
filme. Fuente: masideas.com
El ritmo es monótono, solo la introducción de la otra historia nos ofrece una cierta agilidad, que es de agradecer. La estructura es sencilla, y uno de sus fallos se encuentra en el reparto: Scott Eastwood no tiene un papel en el que se pueda lucir, solo hace de chico guapo y deportista; a Britt Roberston no hay quien la soporte en algunas partes de la película, no logra transmitir; y los mejores son Alan Alda y Oona Chaplin, quienes gracias al mayor atractivo de su historia logran hacer un mejor trabajo, pero no nada sobresaliente. 

Oona Chaplin y Alan Alda son Ruth y
Ira en la película. Fuente: filmfilicos
Algo que también le hace ganar a la película es las ciertas novedades que intenta introducir, pero que provienen del libro, es decir, no son algo destacable de la película. Es interesante la alabanza al arte, a las historias detrás de una persona. Y lo que más me gustó: "el amor no entiende de edad, ni de generación, no cambia con los años ni con las épocas".

Con lo que es una película que recomiendo para los que les gusten las películas románticas, basadas en libros de Nicholas Sparks, pues es una película sencilla pero entretenida. A los que no les gusten las "pasteladas" podéis darle una oportunidad pero es difícil que os guste, pues tiene clichés, amor y aporta poco nuevo.

Nota: 7 / 10

sábado, 18 de marzo de 2017

Un clásico renovado sin perder la esencia Disney

Fuente: FilmAffinity
El cuento de "La Bella y La Bestia" ha sido llevado al cine de nuevo, y otra vez, de la mano de la Factoría Disney, que renueva así uno de sus clásicos que se estrenó allá por 1990. Esta versión, de 2017, estrenada en los cines de España y de casi todo el mundo este viernes 17 de marzo, está dirigida por Bill Conton, y cuenta con un gran reparto: Emma Watson (Bella), Dan Stevens (Bestia), Luke Evans (Gastón), Ewan McGregor (Lumiére), Emma Thompson (Sra.Potts), Ian McKellen (Din Don) o Stanley Tucci (Cadenza). Alan Menken, el compositor de la versión animada, también ha participado en esta, con lo que su toque, se nota.

Ficha de la película en FilmAffinity

El argumento es ya de sobra conocido, no creo que merezca la pena recordarlo, aunque por si acaso, lo comento. Bella es una chica que no encaja en su pueblo, es "perseguida" por Gastón, quien quiere que se case con él. Un día, su padre se pierde cuando iba de camino a una feria y queda encarcelado en el castillo de una Bestia. Ella decide ir en su busca y entonces, se cambia por su padre. Y llega lo de sobra conocido, Bella y Bestia.

Lo que más me ha gustado, es que se la ha dado a los personajes una mayor complejidad, más profundidad. Ya no son los típicos personajes tipo: el bueno, el malo, el raro... Tienen un contexto detrás que nos hace entender el por qué de sus actos. Por ejemplo, se descubre el por qué del carácter de la Bestia, el por qué de la agresividad de Gastón. Le Fou, el compañero de Gastón, ha sido el personaje que más se ha desarrollado, mucho más independiente y no tanto a la sombra del villano, aunque eso sí, seguirá a su lado. La historia no es igualita al pie de la letra, y se han añadido escenas que han aportado más a la acción. Ha habido unos ciertos guiños al cuento original, como que Bella le pide una rosa y eso será el desencadenante para que la Bestia haga prisionero a su padre, que me ha gustado.

Una de las escenas del filme. Fuente: laguiago.com
La estructura es muy clara y sencilla, no ha variado. El ritmo es lento en algunas partes, y lastra algo a la película, pues la hace pesada o poco original. La imagen es de lo mejor, visualmente es un disfrute y es lo que claramente la diferencia de las anteriores versiones. En cuanto a la música, poco que añadir, pues no son muchas las nuevas composiciones, aunque estas me han decepcionado, ya que parecían más de relleno que otra cosa y no aportan mucho.

Debo decir una cosa antes de acabar: no me ha gustado nada la versión española, han optado por traducir las canciones, que son cantadas por interpretes españoles. Esto es una decisión que no apruebo en absoluto, ya que lo normal en películas musicales es dejar las canciones en original con subtítulos y además, las voces no me han acabado de gustar y en ocasiones, las traducciones hacían a las canciones más lentas y aburridas. No tardaré en verla de nuevo, en versión original, os lo aseguro.

En conclusión, se ha mejorado el cuento, pero no deja de ser una versión más, actual y compleja. La "magia Disney" aun está presente, y se nota, le da ese toque "cursi". Por lo que, a quien le gusten este tipo de películas le va a gustar, y a quien no, no. 

Nota: 8,5 / 10