Grandes películas: La vida es bella

Cartel de la película. Fuente:
FilmAffinity
"La vida es bella" (La vita è bella) es una de las películas europeas más destacadas de la década de los 90 y que hizo volver a brillar al cine italiano, lejos de los años de esplendor. Está dirigida y protagonizada por Roberto Benigni, y consiguió tres premios Oscar: a mejor actor, mejor película de habla no inglesa y mejor banda sonora.

El argumento nos cuenta la historia de Guido, que se va a vivir a la toscana con la ilusión de abrir una librería. Allí conoce a Dora, de la que se enamora perdidamente y que ya estaba prometida, pero consiguen estar juntos y tienen un hijo. Ya en la Segunda Guerra Mundial, son enviados a un campo de concentración controlado por los alemanes, donde Guido le hará creer a su hijo que están en un juego.

Tanto la descripción del filme como el argumento son de sobra conocidos, al igual que su Buongiorno principessa, pero nunca está de más recordarlo para aquellos que no la han visto o no la conocían. He decidido hablar de ella en esta sección porque es uno de los clásicos del cine europeo que uno tiene que ver, puede que no guste a todos, pero merece la pena. Y ahora expongo mis motivos:

Una escena de la película de Guido y
su hijo. Fuente: sensacine.com
- El optimismo como forma de vida. Si hay algo que me encanta es el canto a la vida positiva que se hace, y es que a pesar de que Dora le rechazó millones de veces, de no conseguir su librería y de vivir en un campo de concentración, Guido no pierde el optimismo, dándonos a entender que es una manera de ser feliz, de ver "la vida bella". En psicología es lo que se dice como "si piensas en positivo, atraes a las buenas cosas".

- Nunca darse por vencido. Como he dejado caer antes, el optimismo de Guido hace que nunca pierda la esperanza, ni de conseguir a la chica ni de la librería, por mucho que las señales estén en su contra. Como dice el dicho, "el que algo quiere, algo le cuesta".

- Historia. Puede ser que el contexto no sea del todo exacto en lo que se refiere a la descripción de los campos de concentración o a la situación de los judíos en la Italia fascista, seguramente por su clave de humor, pero nos ofrece una visión que puede que no todos tuvieran claro: los campos de concentración no solo fueron en territorio alemán o polaco. Italia y España, como aliados de Hitler, también tuvieron los suyos, en el caso español fue durante la Guerra Civil y estaba controlados por las tropas alemanas o italianas que ayudaban al ejército franquista. El caso italiano, como se puede ver en la película, fue durante la Segunda Guerra Mundial y estaban controlados por los alemanes, del mismo bando que Mussolini. 

Una de las muchas escenas cómicas de la película. Fuente: El pelicultista

- Comedia. El tratar un tema tan dramático como es la vida de un judío durante la época de entreguerras y la Segunda Guerra Mundial desde un toque humorístico es el principal hecho a destacar. Ofrece un interesante contraste, cuyo mensaje más importante es: nunca hay que perder la risa ni la sonrisa.

A nivel cinematográfico no ofrece nada especial, pero lo interesante es lo que consigue transmitir. El buen sabor de boca que la película da mientras se ve. Si alguien aun no la visto, que le vea, si ya se ha visto, nunca viene mal volverla a disfrutar.

Nota: 9 / 10


3 comentarios:

  1. Uff... lo siento pero las películas de guerras me superan, no puedo verlas ya que me crean hasta ansiedad asi que paso de ver estas películas

    ResponderEliminar
  2. Sólo la he visto una vez porque este tipo de películas me emocionan bastante, pero me gustó.

    ResponderEliminar

Entradas populares