miércoles, 21 de diciembre de 2016

Grandes películas: La vida es bella

Cartel de la película. Fuente:
FilmAffinity
"La vida es bella" (La vita è bella) es una de las películas europeas más destacadas de la década de los 90 y que hizo volver a brillar al cine italiano, lejos de los años de esplendor. Está dirigida y protagonizada por Roberto Benigni, y consiguió tres premios Oscar: a mejor actor, mejor película de habla no inglesa y mejor banda sonora.

El argumento nos cuenta la historia de Guido, que se va a vivir a la toscana con la ilusión de abrir una librería. Allí conoce a Dora, de la que se enamora perdidamente y que ya estaba prometida, pero consiguen estar juntos y tienen un hijo. Ya en la Segunda Guerra Mundial, son enviados a un campo de concentración controlado por los alemanes, donde Guido le hará creer a su hijo que están en un juego.

Tanto la descripción del filme como el argumento son de sobra conocidos, al igual que su Buongiorno principessa, pero nunca está de más recordarlo para aquellos que no la han visto o no la conocían. He decidido hablar de ella en esta sección porque es uno de los clásicos del cine europeo que uno tiene que ver, puede que no guste a todos, pero merece la pena. Y ahora expongo mis motivos:

Una escena de la película de Guido y
su hijo. Fuente: sensacine.com
- El optimismo como forma de vida. Si hay algo que me encanta es el canto a la vida positiva que se hace, y es que a pesar de que Dora le rechazó millones de veces, de no conseguir su librería y de vivir en un campo de concentración, Guido no pierde el optimismo, dándonos a entender que es una manera de ser feliz, de ver "la vida bella". En psicología es lo que se dice como "si piensas en positivo, atraes a las buenas cosas".

- Nunca darse por vencido. Como he dejado caer antes, el optimismo de Guido hace que nunca pierda la esperanza, ni de conseguir a la chica ni de la librería, por mucho que las señales estén en su contra. Como dice el dicho, "el que algo quiere, algo le cuesta".

- Historia. Puede ser que el contexto no sea del todo exacto en lo que se refiere a la descripción de los campos de concentración o a la situación de los judíos en la Italia fascista, seguramente por su clave de humor, pero nos ofrece una visión que puede que no todos tuvieran claro: los campos de concentración no solo fueron en territorio alemán o polaco. Italia y España, como aliados de Hitler, también tuvieron los suyos, en el caso español fue durante la Guerra Civil y estaba controlados por las tropas alemanas o italianas que ayudaban al ejército franquista. El caso italiano, como se puede ver en la película, fue durante la Segunda Guerra Mundial y estaban controlados por los alemanes, del mismo bando que Mussolini. 

Una de las muchas escenas cómicas de la película. Fuente: El pelicultista

- Comedia. El tratar un tema tan dramático como es la vida de un judío durante la época de entreguerras y la Segunda Guerra Mundial desde un toque humorístico es el principal hecho a destacar. Ofrece un interesante contraste, cuyo mensaje más importante es: nunca hay que perder la risa ni la sonrisa.

A nivel cinematográfico no ofrece nada especial, pero lo interesante es lo que consigue transmitir. El buen sabor de boca que la película da mientras se ve. Si alguien aun no la visto, que le vea, si ya se ha visto, nunca viene mal volverla a disfrutar.

Nota: 9 / 10


martes, 20 de diciembre de 2016

Una película en su punto justo

Cartel de la película. Fuente:
FilmAffinity
"Brooklyn" es una película dramática irlandesa del director John Crowley, protagonizada por Saoirse Ronan, Emory Cohen, Domhnall Gleeson y Julie Walters. El filme es una adaptación de la novela del mismo nombre del escritor Colm Toibin, y estuvo presente en los principales premios de principios de este año, nominada en los Globos de Oro y los Oscar, y ganadora de un BAFTA a la mejor película británica.

El argumento gira entorno a Eilis Lacey, una joven que se ve obligada a dejar su pequeño pueblo irlandés y emigrar a Nueva York. Allí, madurará, conseguirá un trabajo estable, hará nuevas amistades, pero sin embargo, lo más importante será el amor que encontrará allí. Una vez vuelva a Irlanda, ya no será la misma.

La protagonista en el momento de su
partida. Fuente: Fashionista
Es una película sencilla, que no nos cuenta nada nuevo, pero la manera en como lo hace es delicado y amable, tan agradable y sentimental a la vez. Se ha acertado, la historia merecía una película como esta. Un drama romántico que te deja un muy buen sabor de boca cuando termina, que te hace sonreír en algunos momentos y que, sobre todo, te hace sentir empatía por la joven protagonista, brillantemente interpretada por Saoirse Ronan, que nunca defrauda. El color del vestuario es también destacable y simpático, lo que le da un buen toque visual.

Eilis representa a muchos irlandeses, y europeos, que en los años 50 y 60 tuvieron que dejar sus países para buscar una vida mejor al otro lado del Atlántico. Sin tu familia, sin conocer nada sobre el sitio en el que se va a vivir, pero con esperanza. Creo que viene bien recordar a los europeos en este momento, en el de la crisis de los refugiados, que también fueron inmigrantes y que muchos jovenes, lo siguen siendo. En la película, Eilis tiene muchas facilidades en Brooklyn por la gran mayoria de compatriotas que hay, y tiene una recibida amable por parte de la población local, habría estado bien que todos hubieran corrido esa suerte.

Una escena de los protagonistas del filme. Fuente: Elle

Por tanto, es un filme muy recomendable, por como está rodado, por la historia que nos cuenta y en definitiva, por lo agradable que es.

Nota: 8 / 10

lunes, 19 de diciembre de 2016

La cara antipática del deporte

Cartel del fime. Fuente:
FilmAffinity
Bronce (The Bronze) es una película estadounidense dirigida por Bryan Buckley y protagonizada por Melissa Rauch, Sebastian Stan, Gary Cole y Thomas Middleditch, entre otros. Participó en la edición de 2015 del festival de cine independiente de Sundance, donde se llevó el premio de la sección oficial de largometrajes a concurso. Ese mismo año se estrenó en Estados Unidos, mientras que en España ha pasado bastante desapercibida al no estrenarse en cines y hacerlo directamente en DVD/ Blu-Ray.

La película nos cuenta la historia de Hope Ann Greggory, una ex-gimnasta que se tuvo que retirar por una lesión grave que se hizo el mismo día que consiguió un bronce para el equipo estadounidense de gimnasia artística. No sabe lo que hacer con su vida, y vive "del cuento" con su padre en un pueblo en el que la idolatran. Todo seguirá así, hasta que le propongan ser la entrenadora de la nueva estrella de la localidad.

Sebastian Stan y Melissa Rauch en una
escena de la película. Fuente: The Boston
Globe
Es una comedia muy normal, tiene algunas escenas buenas que hacen reír, pero no llegan a ser carcajadas. Aún así, a mí me ha gustado, es entretenida, no se hace pesada en ningún momento, es agradable y se pasa un buen momento. Es una lástima, ya que es de esos filmes que se olvidan fácilmente.

Sin embargo, ofrece algo que no se trata mucho en el cine: la cara antipática del deporte. Deportistas que son demasiado jóvenes cuando consiguen el éxito y no lo saben digerir, demasiado "mimados" y protegidos por su familia, por ello inmaduros, y que cuando su carrera acaba, se tienen que reciclar y no todos logran encontrar a que dedicarse, sobre todo si su nivel de vida ha sido muy alto. Y es que no todo es oro lo que reluce, y siempre se nos vende el deportista triunfador en todas las facetas de su vida, y seamos realistas, esos son una minoría. En la película, se ve claramente lo insoportable que se le hace al padre vivir con su hija, amargada y que vive de la gloria de que en su pueblo sigue siendo un ídolo. La interpretación de Melissa Rauch, conocida por ser Bernadette en The Big Bang Theory, es muy buena, transmite perfectamente, está muy metida en su personaje (ella participó en el guion).

Imagen promocional de Melissa Rauch en el papel de Greggory. Fuente: Chicago Sun Times

Por tanto, es una comedia que hace reír poco, pero entretiene y la historia que se nos cuenta es interesante. Recomiendo verla, como he dicho, se pasa un buen rato y el reparto está a la altura del filme.

Nota: 7 / 10

jueves, 15 de diciembre de 2016

No se ha encontrado la fórmula adecuada

Imagen promocional de
la serie-documental. Fuente:
inetflix.com
"El sangriento imperio romano" es una mezcla de serie y documental realizado por Netflix, en 2016, dirigido por Richard López. Cuenta con seis episodios, todos ellos narrados por el actor Sean Bean en su versión original, y los actores protagonistas son Aaron Jakubenko y Edwin Wright. El documental cuenta la historia de Cómodo, hijo de Marco Aurelio, que es considerado como el emperador que marcaría la decadencia del Imperio Romano, y que fue el primero en ascender al trono por herencia familiar. 

Leyendo el argumento es fácil sentirse atraído por esa extraña combinación de serie y documental histórico, pero solo con el primer capítulo ya decepciona. Las imágenes que complementan a lo que narran los expertos (todos americanos), es decir, lo que sería la serie, no da credibilidad a lo que nos cuentan, es aburrido, no da el juego que se espera con el potencial que tiene en sí la historia que se nos quiere desvelar. Y si no echad un vistazo a vuestra memoria, ¿no os suena haber visto en otra película a Cómodo? Seguro que sí, si no os ayudo: es el antagonista de "Gladiator". El filme protagonizado por Russell Crowe es criticado por no tener rigor histórico, pero al fin y al cabo, es ficción, pero nos sirve para darnos idea del juego que puede dar el personaje de Cómodo, y "El Sangriento Imperio Romano" no lo ha sabido explotar.

Creo que como serie hubiera triunfado más, y no quito que un documental no sea interesante, pero
puede que no tan atractivo para lo que se quiere exponer. Además, no es todo tan exacto como se nos hace ver, basta con leer algo sobre el personaje y darnos cuenta que en algunos datos no se nos cuenta la verdad, lo primero: Cómodo accedió muy joven al poder. Es lo de siempre, los productos estadounidenses siempre fallan en la historia de la Antigua Grecia y Roma, y no sé si es por poca documentación o por falta de interés en ser exacto.

Una de las primeras escenas de Cómodo. Fuente: cinemascomics.com

Lo único que me ha gustado ha sido la narración, muy buena, y que en el formato serie de ficción tampoco hubiera molestado, sino que le habría dado la veracidad o la sensación de que te están contando algo real. Por tanto, no la recomiendo, me parece una pérdida de tiempo y una decepción enorme, más viniendo de Netflix, que tiene series de televisión tan buenas como "Narcos", "House of Cards" o "The Crown".

Nota: 4,5 / 10

miércoles, 14 de diciembre de 2016

Un ángel en la brutalidad de la guerra

Cartel del filme. Fuente:
FilmAffinity
"Hasta el último hombre" (Hacksaw Ridge) es una película bélica dirigida por Mel Gibson, que regresa a la dirección después de varios años de ausencia. En nuestro país fue estrenada el pasado 7 de diciembre, y entre el reparto encontramos a actores como Andrew Garfield, Sam Worthington, Teresa Palmer, Vince Vaughn o Hugo Weaving. La película ha recibido varias nominaciones a los Globos de Oro 2017, entre ellas mejor director o mejor actor dramático.

El film es un biopic sobre Desmont Dush, desde su infancia hasta que terminó su participación en la II Guerra Mundial, a la que se alistó a pesar de que no quería matar, ni portar un arma, solo quería salvar vidas sirviendo de médico. Su convicción le llevó bastantes problemas, y eso es lo que nos relata Mel Gibson, con una realidad visual increíble en las escenas bélicas, de las que más de una pasará a la historia, sobre todo por su crueldad.

Andrew Garfield interpreta a Dush.
Fuente: expansion.com
La historia es plana, y por ello, Gibson ha hecho muy bien en elevar visualmente las escenas, ofreciendo un interesante contraste entre la brutalidad de la guerra, de la que no se corta en ningún momento, y la bondad de las ideas de Dush. Esto nos lleva a una buena reflexión sobre el "matadero" inútil al que los jóvenes del siglo XX se tuvieron que enfrentar solo porque los políticos no se ponían de acuerdo. Sí, es otra de las películas estadounidenses en la que los japoneses son los malos, pero no nos equivoquemos, no había diferencias entre unos u otros,por ello, Dush también salva a algunos de ellos.

Una escena de la película. Fuente:
Blogdecine.com
Demuestra que "la valentía no es matar", él se jugó su vida más por salvar que otros por disparar. El final no me termina de convencer, aunque no deja de ser interesante, no voy a desvelar más porque os haría spoilers y no es mi intención. Como no, la dosis de cristiano predicador de Mel Gibson no falta en el filme, y esto puede llegar a molestar a algunos, pero no creo que sea algo para criticar a mal, él es el director y puede elegir lo que quiere difundir.

Como digo, aunque algunas críticas destaquen que se tarda mucho en llegar al momento de la batalla, para mi gusto está en el ritmo necesario para entender el entorno y el contexto, ya que lo importante es la historia de Dush y lo que eso nos puede aportar, sin ver el vínculo que se crea entre los soldados o la lucha es esencial. Película muy recomendable, merece la pena ir al cine a verla para admirar las impecables escenas visuales.

Nota: 8,5 / 10

martes, 13 de diciembre de 2016

Poca comedia para una fiesta navideña

Cartel del filme en su
versión original. Fuente:
FilmAffinity
"Fiesta de empresa" es la última comedia "navideña" que hemos podido disfrutar en los cines españoles, estrenada el pasado 7 de diciembre. Dirigida por Josh Gordon y Will Speck, cuenta con el protagonismo de Jennifer Aniston y Jason Bateman, entre otros. El argumento es fácil de averiguar: la película se centra en la fiesta de navidad que celebra una empresa del sector de la tecnología, que enfrenta problemas económicos.

Con lo que acabamos de leer (un reparto ligeramente conocido, un argumento sencillo) ya nos podríamos dejar atraer, pero si además le añadimos un trailer bastante bueno, nos intuimos una comedia sin parar de reír, y nos vamos directos al cine movidos por el potente marketing. Pero, por favor, mirad con atención la cartelera, pues hay filmes mucho más interesantes y que seguro, merecen más la pena.

El primer fallo que tiene la película es que no nos hace reír demasiado, excepto algunas pocas secuencias (son las que salen en el trailer), y eso en una comedia es una muerte segura. El segundo fallo: el hilo argumental es soso y aburrido, y es fácil echar una cabezada (y no miento). Si no haces reír y aburres, poco ya puedes ofrecer. Aparecen algunos famosillos, como el jugador de la NBA, Jimmy Butler que seguro que a más de uno es lo que más les impresiona. Al final, se acaba con la sensación de que como telefilme de tarde no hubiera estado mal, pero como largometraje para ver en el cine defrauda. Es una lástima, pues se podía haber hecho algo parecido a "Resacón en las Vegas" a lo Navidad, y eso parecía, pero no se consigue.

Una de las primeras escenas de la película. Fuente: Sensacine
Demasiada sencillez, poca dosis de comedia, y un reparto que no despierta demasiadas simpatías, creo que poco me queda más que añadir. No os recomiendo ir al cine a verla, si alguna vez os interesa hacedlo en casa, mucho más productivo, si te cansas no la terminas.

Nota: 6 / 10

           

viernes, 9 de diciembre de 2016

Aires renovados en Disney

Cartel del filme. Fuente:
FilmAffinity
"Vaiana" (Moana en original) es la última película de la factoría Disney, estrenada en los cines españoles el pasado viernes 2 de diciembre. Está dirigida por John Musker y Ron Clements, artífices de clásicos como Aladdin, La Sirenita o Hercules, que si nos fijamos nos podemos encontrar con guiños a estas películas. En la primera semana de su estreno, ha conseguido desbancar a "Animales fantásticos y donde encontrarlos" de la posición de "reina" de la taquilla.

El filme cuenta la historia de "Vaiana", la hija del jefe de la tribu de una isla de Oceanía, que se lanza a una aventura en el mar para salvar a su pueblo. En el viaje le acompañaran Maui, un semidiós (en un principio, iba a ser el protagonista) y un gallo, que darán el pequeño toque de humor que tiene una película, que ni cuenta con un villano claro, ni con un príncipe azul.

El argumento es lineal y sencillo, pero eso no es lo que destaca. Los aires están cambiando en la principal productora de animación, en este caso es una chica la protagonista, que no necesita enamorarse, que ella misma se busca su camino, mucho más valiente que nadie, y que solo ama el mar. Esta tendencia de cambio ya se observa desde hace tiempo en películas como "Frozen", "Brave" o "Enredados", pero en "Vaiana" por fin se ha dado un paso definitivo. Es una versión renovada de "La Sirenita" y algunos rasgos de "Pocahontas", pero con la diferencia que ya he dicho y vuelvo a remarcar, sin un príncipe.

Vaiana y Moui en una de las escenas de la película. Fuente: El País
La película se basa en la mitología de Polinesia, hasta donde viajaron los productores para intentar
reflejar de la manera más exacta la ubicación, y lo consiguen, además, está lleno de colores y luz. No nos debemos olvidar de los detalles secundarios, de como se nos habla de los peligros del cambio climático (el quedarnos sin cosechas o sin pesca), de seguir con algunas tradiciones y de, sobre todo, respetar a la naturaleza. El poco humor y las canciones, completan una agradable película de animación, que aunque podría dar más de sí, está muy bien.

Por tanto, con "Vaiana" se disfruta de una cinta amable, que no solo gustará a niños, y que da muestras del cambio que Disney está sufriendo, y es de agradecer, no hay nada mejor que las películas eduquen a los niños en buenos valores, y en que una mujer no tiene porque tener al lado a un príncipe apuesto para vivir aventuras.

Nota: 8,5 / 10

miércoles, 7 de diciembre de 2016

Misterio hasta la última página


Portada del libro en la
colección del 125 ani-
versario de Agatha Christie
de la editorial RBA. Fuente:
Casa del libro,com
"Asesinato en el Orient Express" es uno de los libros más famosos y con mejores críticas de la escritora inglesa, Agatha Christie, sin lugar a dudas, la reina de la novela policíaca y de misterio, y una de las escritoras más vendidas junto a William Shakespeare y La Biblia, según el Libro Guiness de los Récords. Publicado en el 1934, está protagonizado por el personaje creado por la propia Christie, Hercule Poirot, y toda la acción transcurre, como os podéis imaginar, en el tren "Orient Express". En su momento, fue muy bien acogido por la prensa y la crítica literaria.

El argumento es sencillo: se produce un asesinato en el tren en el que viaja Hercule Poirot, y él mismo se encarga de la investigación, de las declaraciones de los viajeros y de encontrar las pistas que le conducen a saber quien ha sido el autor del delito. 

La narración es simple, fácil de leer, con un ritmo ideal que permite no cansarse en ningún momento. Sin embargo, si por algo destaca la autora, es como "investiga", los pasos que da Poirot, las conclusiones a las que llega, y la manera en la que nos relata lo que van encontrando, que hace que uno se cree sus propias conclusiones, que Christie fácilmente desbarata con un final inesperado y genial. El final, como he comentado, te hace quedarte con un buen sabor de boca, con el convencimiento de haberse leído un buen libro, muy bien escrito, pues piensas que si unías las pruebas se podía llegar a esa conclusión, pero no te lo imaginaste, no se te pasó por la cabeza.

Escena de una de las adaptaciones
cinematográficas más conocidas de la
novela. la de 1974. Fuente: Peliculas de
Culto. blogspot.com
El lector es como un observador del brillante trabajo del detective Poirot, que es enriquecido con una muy buena contextualización, ya que la propia Agatha Christie viajó en el "Orient Express", y fue entonces cuando decidió escribir la novela. Gracias a eso, tenemos una perfecta descripción, y además, la autora se basó en algunos hechos que ocurrieron en verdad, y hacen más creíble la historia.

Por tanto, os recomiendo mucho su lectura, en concreto este libro, pero seguro que cualquiera de Agatha Christie os gusta, pues no hace falta que améis el genero policíaco, basta con gustarte la lectura. Es admirable leer un libro de ella por si inteligencia a la hora de resolver los casos, siempre sorprende.

Nota: 9,5 / 10

lunes, 5 de diciembre de 2016

La errónea visión de felicidad

Cartel internacional de la
película. Fuente: FilmAffinity
"Animales nocturnos" es la segunda película dirigida por el diseñador y ahora director, Tom Ford, quien debutó con "Un hombre soltero". En España, ha sido estrenada este viernes 2 de diciembre, con un poco de retraso, pues en Estados Unidos está en cartelera desde hace semanas. Cuenta entre su reparto con Amy Adams, Jake Gyllenhaal, Aaron Taylor-Johnson, Michael Shannon y Armie Hammer. Fue galardonada con el León de Plata, el gran premio del Jurado, en el Festival de Venecia.

La película cuenta la historia de Susan, que recibe un borrador de "Animales Nocturnos", la novela de su ex marido, Edward. Enseguida, se siente atraída y cautivada por lo que lee, tanto que se interesa más por leer que por lo que sucede en su vida. Ello, le hace pensar en su pasado, y al revivirlo, se da cuenta de lo vacía e infeliz que es, y de las malas decisiones que tomó. 

El filme cautiva, sobre todo, desde que aparece la historia de la novela de Edward, un drama conmovedor y desgarrador, que al igual que a Susan, nos embauca, compartimos su emoción. Será la mezcla entre las dos historias, la de la protagonista y la que lee, lo que hace a la cinta interesante. En un principio, parece que estamos delante de algo muy extravagante, pero esa idea se desvanece. 
Amy Adams en una de las escenas del
filme. Fuente: Trendencias

Visualmente es buena, aunque podría ser mejor, la combinación de luz y color acierta en el relato de Susan, pero no durante toda la película. La elegancia de "la vida real" (la de la protagonista), ofrece un interesante contraste con la de la novela, en un ambiente más rural, una buena metáfora, nuestro mundo visualmente es idóneo pero es vacío. El final abierto hace que el espectador salga destilando posibles caminos e interpretaciones, y creo que es perfecto, pues si fuera cerrado se perdería la magia.

El reparto y el director, en la premiere
estadounidense. Fuente: Hellogiggles.
El reparto es de lo mejor, Amy Adams está genial, transmite mucho, se nota que está en un buen año (se rumorea que será una de las nominadas a mejor actriz en los Oscars). Jake Gyllehaal cumple, es de esos actores que se merecen mayor reconocimiento del que tiene. Pero, para mí, destacan dos por encima de todos: Michael Shannon y Aaron Taylor-Johnson. El primero interpreta a un policía, que tiene un carácter ambiguo, y el segundo, hace de un psicópata, que sí, daría miedo encontrarse con él.

En conclusión, es una muy buena película, y con un filme cautivador, aceptable visualmente y un reparto a la altura. Se podría esperar mayor tensión, o mejor visualización, pero cumple.

Nota: 8'5 / 10

viernes, 2 de diciembre de 2016

El mundo entero está vigilado

Cartel del filme. Fuente:
FilmAffinity
"Snowden" (2016) es una película del director Oliver Stone, protagonizada por Joseph Gordon-Levitt, Shailene Woodley, Melisa Leo y Zachary Quinto. Relata la historia de Edward Snowden, su trayectoria en la CIA y como reveló al mundo la verdad sobre la privacidad, y que cuenta con el propio Snowden en el final del filme.

El ritmo es interesante, con continuos flashbacks que aportan una cierta ruptura y evitan un relato lineal. La increíble actuación de Gordon-Levitt como Edward Snowden, al que se parece físicamente y cuya voz ha imitado a la perfección (solo se puede apreciar en su versión original), nos hace creer en algunos instantes que estamos ante un documental y no un largometraje de ficción, realismo necesario para creer cada cosa que se nos cuenta. No aporta nada nuevo, carece de creatividad, pero puede que Stone haya optado por ello para evidenciar que lo importante es lo que se nos cuenta, que conozcamos la verdad sobre nuestra privacidad.

Imagen que muestra el parecido de Gordon-Levitt y Edward Snowden.
Fuente: Campana News

Por eso, lo que llama la atención es el contenido. Mientras vemos la película, es escalofriante ver como la CIA actúa, como Estados Unidos controla lo que hacen todos los habitantes del planeta, como utilizan programas informáticos para tirar bombas en Pakistán o Iraq o como averiguan los "trapos sucios" de los mandatarios de los distintos países, en palabras de la película: "utilizan como excusa el terrorismo, pero el objetivo es controlar socialmente el mundo". Hasta se ve la desilusión de los americanos ante Obama, que pensaron que "las cosas serían diferentes".

Una de las escenas de la película. Fuente:
Fotogramas
Otra de las interesantes reflexiones es sobre el periodismo, pues se ve la presión política y empresarial que sufren los medios ante la publicación de contenidos que pueden llegar a ser comprometedores. Es curioso ver como los periodistas de "The Guardian" que entrevistan a Snowden en el hotel de Hong Kong quieren publicarlo, sea por su cuenta o por el periódico, el cual es más reacio ante las posibles consecuencias.

Por tanto, una película muy recomendable, por lo que nos cuenta, para reflexionar sobre si tenemos privacidad, sobre como nos controlan y por conocer la aportación de Edward Snowden, de los pocos que han sido capaces de hacer frente a la CIA y Estados Unidos al revelar lo que sabía, dominado por sus principios morales. 

Nota: 8,5 / 10