lunes, 4 de julio de 2016

"La guerra no tiene rostro de mujer"

Cuando vemos películas, documentales o fotos sobre las dos grandes guerras, ya sea la primera o la segunda, no vemos a ninguna mujer por ahí, a no ser que sea fotos de la población civil. Sin embargo, la realidad fue muy distinta. Las mujeres participaron mucho más de lo que pensamos, sobre todo en la Segunda Guerra Mundial, y no solo en las fábricas como mano de obra o como enfermeras, sino también como militares y de todo tipo, no solo soldados.

Esto es lo que nos quiere dar a conocer Svetlana Alexiévich (premio nobel de literatura 2015) con su libro "La guerra no tiene rostro de mujer", en el que recopila testimonios de mujeres soviéticas que lucharon o participaron en la Segunda Guerra Mundial. Aunque este libro solo se centra en el papel de la mujer en la guerra en la Unión Soviética, también se puede extrapolar el caso a otros ejércitos de la Segunda Guerra Mundial. 

El libro es una autentica joya histórica, Alexiévich como buena periodista, recoge los testimonios tal y como los grabó, ofreciéndonos un fiel retrato de los sentimientos y lo que realmente vivieron en la guerra esas mujeres a las que no se les rindió tanto homenaje o el sitio que se merecían a diferencia de los hombres. La periodista, además, también nos relata lo que sentía mientras se entrevistaba con las protagonistas, nos comenta su investigación, su búsqueda. 

La autora, Svetlana Alexiévich
La estructura del libro me parece muy acertada, en el primer capítulo nos recopila diferentes relatos que recoge dando una vista general y después, clasifica los relatos según el tema del que hablan, desde el amor, la familia a los horrores de la guerra, a lo difícil que era ser mujer en un mundo de hombres. A grandes rasgos, me ha sorprendido que la gran mayoría de mujeres fueron al frente como voluntarias y que a muchas se les hacía difícil vestirse con ropa de hombre o no poder arreglarse y maquillarse. 

No quiero desvelar mucho más pues merece la pena ser uno mismo el que lea el libro, porque solo así podrá hacerse una idea completa de lo que la mujer aportó para la victoria soviética contra los alemanes. Aunque siempre serán de mis favoritos los relatos que hablan del perdón a los soldados alemanes, de que a algunos no les importaba curarlos y olvidar el odio que les tenían y es que estos relatos son los que hablan del triunfo del buen ser humano en la guerra.

En conclusión, si te gusta la historia y te interesa la Segunda Guerra Mundial, este libro te encantará, pues aporta un caso desconocido o poco conocido en la historia y muy importante, pues las mujeres también contribuyeron a este capítulo de la historia, aunque muchos no lo reconozcan. Además, todo se enriquece bajo la mirada y el relato de un excelente trabajo de una periodista.

Nota del libro: 9 / 10

No hay comentarios:

Publicar un comentario